Caro Babbo Natale

Faltan verdaderamente poquisimos dias a la Navidad, y yo en los últimos años, he escrito siempre a Papà Noel. Una carta humorística, para reir con los amigos, en estos dias pensé: puedo hacerlo de nuevo? Beh, probamonos, ojalá el resultado no será lo mismo, pero vale siempre la pena tentar.
Treinta Y Tres, 19.11.06
Querido Papá Noel,
también este año acaba de terminar y seguramente estarás ajetreado con los preparativos y Mamá Noel vigilará cerca de ti para ver que todo tenga rayas, porque se sabe: detrás de un gran hombre – si bien adelantando con la edad – hay siempre una gran mujer y saltamos el paso de la edad!
Este año, no te voy a escribir desde mi camota, me alejé, he pensado de darme una vuelta y marchando marchando, llegué a Sur America y precisamente a Uruguay – Treinta y Tres.
Pensaba pedirte algo, pero en verdad no tengo mucho. Estoy acá desde noviembre y la situación política italiana la sigo de ralo, pero te pido un favor: haz que entiendan como funciona esta financiaría, así van a empezar el Año Nuevo contentos y con cualquier sueltos en meno. 
En realidad, no tenía ganas de hablarte de esto, pero si de mi Navidad. Sabes, estaba acostumbrada a andar en giro con el abrigo en este periodo, a ver los escaparates luminosos, il pandoro, el frío y la nieve…La nieve… acá no nieva jamás!
Ahora, estamos al inicio del verano, todo el mundo en mangas cortas y con una Navidad diversa de contar. No sé, todavía, como será, cierto es que me faltará el despertarme en la mañana, asomarme a la ventana y agradecer de estar al calor entre los muros de mi casa, y sé bien que me faltará el almuerzo con los abuelos. El dicho quiere: “Navidad con los tuyos y Pascua con quien quieras” – aquí no será iguales para mí, por lo menos por este año. La fiesta consagrada a la familia, a los afectos más queridos, la podré festejar solo con el pensamiento, cerrando los ojos e imaginando las caras. Te confieso que no he sido nunca una fanatica de las fiestas, pero cuando uno estás lejos y todo el mundo piensa festejar juntos, la nostalgia se hace sentir. Pero a menudo, es sólo pasejera, simple melancolía, basta pararse, y pensar a quien quieres, recordar alguna anécdota e todo se despeja. 
Como será mi Navidad?
Será una Navidad de espectadora, quizás? En un ángulo tentando de entender como acá la gente transcurre su Navidad. Pensar que estamos en diciembre, no obstante el calor, las mangas cortas y el traje de baño! Estaré sentada, en silencio observando los movimientos , escuchando las palabras devotas de mi actual familia. Si porque, si es verdadero que mi parte italiana, la de las raices está arriba del ecuador, mi familia uruguaya (me siento un poco uruguaya en el fondo) no es menos. Claro, un poco diversa, inusitada si me permites, pero ellos también me quieren y ninguna Navidad sería Navidad sin Amor. La familia está dondequiera, está dentro de ti, en tu histaria, en tus costumbres, en las palabras y en el amor que si es sincero y puro, puedes buscarlo en las personas que encuentras en tu camino. 
Sí, este año, tendré una Navidad ensachada, con mi mano derecha alcanzaré Italia y con mi izquierda el Uruguay. Por regalo te pido (pensabas que me lo olvidé ?!) de dar unas caricias y un beso a las personas de mi mano derecha, por la izquieda, tranquillo, lo haré yo. 
Y Luego, otra cosa, permitime de vivir este trozo de mi vida con absoluta serenidad, buscando donar lo que el dinero non puede dar y de ser recodarda como la italiana vuelta uruguaya. 
Doy un abrazo también a ti, Papá Noel.
Anto

Lascia un commento

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...