Mi querido Uruguay… hasta pronto!

09/08/07
Y así el momento de los saludos llegó.
Siento siempre mucha fatiga para encontrar las palabras justas cuando me encuentro en estas circunstacias.
A veces, sería más oportuno no decir nada, al final hablan los momentos de vida pasados juntos y hay miradas y sonrisas que valen mucho más.
Pero como quedarse en silencio después de 10 meses?
En este período conocí personas maravillosas, personas humildes que saben vivir con lo poco que tienen.
Llegué a Treinta y Tres el 10 de noviembre, el día siguiente encontré mi primer compañero de camino – Alfonso – el que me hizo reir, resuelto unos problemas, hizo de Cicerón y de conductor! Ni conocía mi nombre y me llevó a su casa a tomar un vaso de leche y a ver un partido de futbol italiano.
Aquella misma jornada de noviembre, conocí unas mamás y una de ellas “La Negrita” llegó a regalarme un cordero (asado a las brasas) la tarde de mi fiesta de partida. Con ella, sin embargo, jugué y sólo las habitaciones del Colegio pueden decir las cosas que salían desde nuestras bocas en las tardes de verano, pero es siempre una mamá, a menudo se “desahogó” y se abrió a las que son sus preocupaciones hacia su hija.

Con los chicos del Colegio tuve siempre un buen feeling, con unos cuantos empezó a consolidarse una amistad, durante un campamento de fin de cursos, donde los bichos, laguna, Twister y Pictionary han sido los elementos que han contribuido en esto. Fue celebre mi frase: “Pierna de leño”, en cambio de “Pata de palo”. Después, como olvidarse del primer mate y las caras divertidas por mi disgusto, pero ahora estoy armada: un poco de azúcar y lo amargo se va!
Luego hubo todas las varias festividades religiosas pasadas con los sacerdotes de las zona y dos doroteas italianas. Será casi imposible olvidarse de Luigina de su Diario de Treinta y Tres y la pobre Fiorangela que escucha en silenzio y mira divertida el Luigina show.

Como no agradecer en mi pequeño viaje, los padres de la Hna Laura que me abrieron las puetras de su casa y me han llenado de comida y dejada descansar sobre el sofá como un amiba!
Hubo muchas personas en el interior de mi camino en Treinta y Tres, los chicos de la Pastoral Juvenil, los animadores que supieron animar también mis jornadas. Gloria y Wilson presencias constantes de mi diario vivir; Bochita, Juan, Winnie y Erika compañeros de risas y de “bibliatura”.

Como columna sonora de mi viaje, utilizaré mis niños del Barrio o del Colegio, no hacen diferencia. Sonrisas, abrazos, resongos por cualquier deberes no bien cumplidos y risas a carcajadas durante las lecciones han llenados mis jornadas. Bastava pasar algún momento con ellos para olvidar el enojo.
Y al final están mis mamás, abuelas y tías: mis hermanas, mi familia toda al femenino.
Me gusta recordarlas, accentuando pequeñas manías…
Estufa, calor y frío, todo es imponente por Juanita que no para de hacer palabras cruzadas y las cuentas de la cantina, mientras, Grazia lee una novela, vichando en la heladera. Teresita, en cambio, corre desde el pc hasta la sala de administración, bajo la mirada de Josefina que imperterrita continúa haciendo un crochet, cabeceando de tanto en tanto sobre la silla. La despertarán los gritos de Carmen a los alumnos sobregirados? Trotando entre Montevideo y Treinta y Tres Laura, en el entretiempo, controla, dirige, administra y da el toque al Liceo Nuestra Señora de los Treinta y Tres.
Cada una de ellas, sin embargo, me ha hecho un poco de espacio en su propio corazón, cada una de ellas ha aceptados mis man­ias y mis defectos y siempre han estado presentes cuando mis gripes y fiebres varias me agarraron. En estos 10 meses, secundaron mis deseos, comieron papas hasta estallar y prepararon tortas como si fueron confiteras!
Ellas juntas a las personas que conoc­í me han hecho no sentir la ausencia de mi familia, y han conseguido que nunca viniera a mi cabeza las ganas de abandonar todo y volverme a casa.
Nunca una lágrima por aquello que tenía en Italia, nada que me hiciese estar mal.
También ellos encontraron lugar en mi corazón y tengo mil fotografias grabadas en mi mente, mil recuerdos que me acompañaron y marcarán mi vida. Sólo recuerdos de cosas positivas y optimismo que me serán útiles en algun momento de bajoneo.

Pero, ha llegado el momento de cerrar este mail y creo que la mejor palabra que puedo utilizar en sencillamente:
GRACIAS, les llevo en mi corazón!

Lascia un commento

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...