TINDER, CHICO #4: EL PULPO A LA GALLEGA

descarga.jpg

Y sí, llegamos a unos de mis favoritos… “el gallego”.
37 años, guapo que te cagas, inteligente, buen hablador, sexy, recién llegado a Mallorca desde NY… venga mi prototipo de hombre.

Salgo con él unos días antes de noche vieja. Vamos a tomar una copa en Brondo un sitio precioso (tendré que volver un día de estos) y nuestra conversación es una mezcla de italiano, español, francés e inglés. Media hora después se presenta un amigo suyo (estaba de visita en su casa, ¿habrá sido una señal entre ellos? Tipo socorrooooo), seguimos hablando de nuestras experiencias y luego recibo su primera invitación para ir a cenar. Rechazo. Demasiada gente nueva por ser una primera cita… y yo al inicio soy bastante tímida.

Seguimos en contactos y volvemos a vernos de nuevo. Esta vez, en su casa, era un domingo y elegimos “Midnight in Paris”. Adoro Woody Allen, él también.
Cotilleo en sus libros… Sastre. Vale, ¡CONQUISTADA!

Besa… y si… lo hace muy bien. Primitivo, salvaje… el chico se merece un 10.
Otra invitación para ir a cenar con sus amigos… Rechazada.
No pasa nada o así parece. Volvemos a vernos unos días después y esta vez sólo para desayunar, me informa que unos amigos vendrán a visitarle y que se irá unos días a Sóller con ellos. No desaparece, hasta envía fotos… parece buena señal…
Al regreso, otra invitación, siempre con sus amigos… rechazada. ¡Again! Ahora que lo escribo y lo visualizo, me doy cuenta de la tonta que he sido…

Parece que no le disgusto… no obstante el no a las invitaciones. Quedamos. Le ayudo a organizar el armario (divide por color…. justo como yo). Conquistada de nuevo.
Y sì… Primitivo… esta vez se merece un 8 1/2. Pero mantiene altas las puntuaciones.

Por trabajo se tiene que ir a Cambogia, estamos a mitad de enero y pasó lo que no tenía que pasar. El gallego desaparece pero literalmente. 15 días sin saber nada de él. Le escribo casi un poema: 0 respuesta… Al aterrizar en Mallorca (31 de enero), envía un mensaje: “Ya he vuelto. Traigo un regalito para tí”. Ooooh…

Quedamos unos días después sólo para desayunar y simplemente vernos. No recibo el regalo (tristeza) y sì, esta fue la última vez que lo ví. Él se fue a centro América casi un mes (siempre por trabajo), le recuerdo que me debía una respuesta: “Te la daré en persona a mi regreso”. Esto fue lo que me contestó.
A la vuelta él ya tenía un nuevo curro en Madrid, alquila su estupendo piso… intentamos quedar pero nada… al final no servía de nada… y yo sigo esperando esa famosa respuesta…

Lascia un commento

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...