TINDER, CHICO #16: EL SABELOTODO

filosofo1 Jueves Santo (ya vamos en línea con el calendario) quedo para ir a tomar una infusión por la tarde… me engañó una foto de él jugando a voley playa :p

No sé porque salí… en la cabeza tenía espacio sólo para el #13 pero mi intención no tenía segundas finalidades, quería sólo salir un rato y charlar.

Siempre es difícil romper el hielo… pero macho no me hables de como se limpia un barco! Escucho con atención, no quería que me sacase una pregunta en el medio de la nada y le tuviste que contestar: “un kg de espárragos, 2 de patatas… jajaja”.

Después del barco y me comí 20 minutos abundantes de conversación, pasamos al voley. Ok, esta es mi materia, estoy para hablar pero fue como estar en una rotonda y no poder entrar… Del voley al deporte llegamos en un plis, ok, también esta es mi materia… a ver si tendré suerte y decir la mía.
Habla que tomar cervezas (plural) después de hacer deporte es sano. Logro decir (Alleluja) que no estoy de acuerdo… y BUM, me cae un sermón que ni Papa Francisco con el muro en Austria podría estar más enfadado. Va diciéndome que él conoce el cuerpo mejor que nadie, de que se dicen muchas tonterías sobre el deporte y alimentación pero… ¿Dejarme argumentar?
Nada, no hubo manera.

No sé como llegamos a hablar del crossfit y me pregunta (sí, habéis leído bien, me pregunta) ¿Quieres saber de donde proviene?
Contesto con dos letras “¡NO!”
Él: ¿Pero porque?
Yo: “Simple, no me gusta el crossfit y no me interesa”.

Él: “No se puede ser tan estricta, hay que interesarse en todo!”
Yo: “Discrepo. Hay que interesarse en lo que más nos gusta, no se puede ser un sabelotodo (a ver si lo pilla). Yo simplemente he sido sincera. Contesté a tu pregunta. Prefieres que las personas te digan que sí y luego piensen en sus cosas?”

La bomba estalló. Se abre un debate sobre las palabras, sus connotaciones, positividad y negatividad. Y yo que quería sólo una tarde tranquila sin pensar mucho en el #13… ¿en qué lio me metí? Luego dejó caer: “y hay que escuchar y dar la posibilidad a tu interlocutor de hablar y de contarte lo que sabe y lo que le apetece”.
Se quedó picado con lo del crossifit… es evidente.

“En qué momento, no te dejé hablar o expresarte” – le digo.
Él: “En ninguno”. Mentira. El crossifit te duele y sigue: “solo te lo doy como consejo”. 
Vaya en menos de dos horas recibo un sermón y consejo sobre mi persona. Soy tan transparente que ya me conoce.
Yo: “pero si en ningún momento te he parado… significa que soy tolerante pero obvio si hay algo que no me gusta, pues a mí también me gustaría expresarme o en caso contrario sería un monólogo”.

Aquí vamos de dialéctica… no replica. Gané. Toma ya.
La conversación cambia… me pide si quería ir a cenar, no podía (y no quería). El día siguiente tenía que madrugar para ir al Pole Camp de Alicante.
Me lleva a la plaza cerca de mi casa y se despide con: “pues ya hablamos para quedar después de Alicante”.

Yo: “Eh???”
y lo repite… había escuchando bien a la primera… soy viejita pero no sorda… :-p
Saludo con la mano y digo: “Sí, sí”.

Bye, bye.

Lascia un commento

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...